Cuento de la Princesa Cisne(un poco sui generis)

(Basado en el cuento de Alejandro Pushkin (el cuento del rey Saltán, de su hijo el Príncipe Gvidón Glorioso paladín y de la bella Princesa Cisne) y en los personajes del mundo de Hogwarts (J.K Rowling, “Harry Potter”))

Cuento del Rey Brujo Igor,
De su hijo el Príncipe Víctor, poderoso hechicero y
De la inteligente Princesa Cisne Hermione.


A eso del anochecer
-Iba la luna a nacer-,
Conversaban tres hermanas,
Escribiendo hechizos muy ufanas.

“Si reina algún día fuera
-dijo la hermana primera-
Daría al mundo gominolas
De esas que se comen solas”.

“Si reina algún día fuera
-Dijo la otra placentera-
Escribiría libros interesantes
Con las mentes mas brillantes.”

“Si reina algún día fuera
-dijo la hermana tercera-,
Un hijo al rey le daría
Bello cual la luz del día.

En aquel preciso instante
Se abrió la puerta, chirriante,
Y asomo de sopetón
El rey de aquella nación,
Que todo lo había oído
Junto a la valla escondido.
Le gusto mucho al señor
Lo que dijo la menor
Y le dijo: “Mi hechicera
Sé del rey su compañera.
Dame un hijo fuerte y sano,
Para fines de verano.
Y vosotras dos, brujitas,
De mi mujer hermanitas,
Vendréis también a palacio
Ni deprisa, ni despacio.
La una escribirá
Y la otra cocinará.”

Salio el rey con su prometida
Y a palacio fueron de seguida.
No quiso el rey esperar
Y al instante se hizo casar.
Con la joven soberana
Luego estuvo de jarana
Y quedo solo con ella,
Tan anhelada y tan bella
Y en su cama de marfil,
El movió reina, ella alfil.

Lloraba la repostera
Sollozaba la escribana
Pues sentían envidia insana
De la que era su hermana,
Quien cumpliendo su promesa
Quedo encinta a toda priesa.

Estaba el país en guerra
Con gigantes de la tierra
Y partió nuestro rey brujo
Con su caballo y su orujo.
Mientras en tierras aparte
Mataba el rey un gigante,
Tuvo la reina un varón,
Poderoso y retozón,
Al que amaba y quería
Como a la luz del día.

Con la nueva un búho gris
Envió al padre en un tris.
Pero las dos hermanas
Con su amiga la “Mañanas”
Quieren amargarle el año
Y a poder ser, hacerle daño
Y le ordenan a un halcón
Que lo pille cual ratón
Ya en sus manos, esta notita

Le atan a la patita:
“Vuestra mujer no os es fiel,
Sus palabras son de hiel,
Su retoño no es de su majestad
Como muestra su deslealtad”.

El rey salido de quicio,
Casi arma un estropicio.
Estuvo a punto, muy fiero,
De cocinar al mensajero.
Pero lo pensó mejor
Y ahogando su furor,
Ya con más tranquilidad
Expresó su voluntad:
“Esperar que vuelva el rey
Su voluntad será ley”

El búho que ya regresa,
Volando sin mucha prisa.
Pero las dos hermanas
Con su amiga la “Mañanas”

Lo atraen con dos ratones
Y le cambian las misiones:
“El rey, ministros, ordena
Que se cumpla esta condena:
A la reina y su retoño
A principios del otoño
Botareis muy mar adentro
Sin bebida ni alimento”

Los ministros al momento
Van al real aposento
Y anuncian con gravedad
La ley de su majestad.

(continuara)

About these ads
Esta entrada fue publicada en Escritos mios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s